Si vas a constituir una startup o vas a realizar una ampliación de capital de una sociedad ya existente, es preciso que conozcas en qué consiste un pacto de socios, qué contenido suelen tener y por qué son útiles.

Al comenzar un negocio con amigos y conocidos, muchas veces nos ilusionamos en el proyecto y no pensamos en los problemas y obstáculos que puedan surgir entre los socios en el futuro, por eso es aconsejable dejar muy claras las bases desde el principio con un pacto de socios.

 ¿Qué es un pacto de socios?

Se puede definir el pacto de socios como un contrato privado que firman todos los futuros o actuales socios de una sociedad mercantil, en el que se regulan las obligaciones, la relación entre los socios, los derechos y las normas de funcionamiento de la sociedad.

En el caso de creación de empresas, los pactos parasociales cobran especial importancia puesto que pueden influir sobre el éxito o el fracaso de una empresa. Por ejemplo, imagina que creas una sociedad con tres amigos y uno de ellos al cabo de tres meses quiere vender sus acciones o participaciones a una tercera persona que los socios no conocen. Si existe un pacto de socios se puede regular qué ocurre en este tipo de situaciones.

Por lo tanto, la firma de un pacto de socios es importante en diversos momentos:

La existencia del pacto de socios no solo garantiza la resolución de problemas, sino que esta se realice de forma rápida. De esta manera será más fácil atraer a socios inversores.

 8 contenidos básicos de un pacto de socios

Un pacto de socios puede tener acuerdos de muy diverso tipo, en general, algunos de los pactos más habituales son los siguientes:

  • Funcionamiento de la organización. En este apartado se detallarán las funciones de cada socio, el cargo que ocupa, la participación en beneficios o retribución.
  • Gobierno de la sociedad. En este apartado se regulan las normas que van a tener por objetivo resolver los conflictos que supongan un bloqueo a la hora de tomar decisiones en los órganos de gobierno de la sociedad (Junta de Accionistas o Consejo de Administración, en su caso).
  • Permanencia. Para garantizar la continuidad de la sociedad se suelen pactar cláusulas de permanencia en base a las cuales cada socio se comprometerá a no abandonar la sociedad durante un periodo determinado de tiempo.
  • No competencia. Otra cláusula básica es la no competencia, es decir, que ningún socio se dedique a una actividad por sí mismo o en otra empresa que sea competencia directa de la sociedad.
  • Entrada o salida de socios. Se pueden regular las condiciones en las que cada socio puede salir de la sociedad o en las que puede entrar un nuevo socio: derecho de adquisición preferente, régimen de transmisión de las acciones o participaciones, adquisición y transmisión. Este pacto es muy importante en el caso de las startups puesto que se puede regular la entrada de inversores en el capital social.
  • Confidencialidad. Es esencial que los socios se comprometan a mantener la confidencialidad de la información reservada de la sociedad.
  • Pacto de sindicación. Significa que un grupo de socios (por ejemplo, los socios fundadores) se comprometen a votar en el mismo sentido sobre un asunto de la empresa.
  • Pacto de no agresión. Se trata de un acuerdo que pueden tomar dos o más socios por el que se comprometen a no tomar ninguna decisión en la empresa que pueda perjudicar a otros socios que hayan firmado el pacto.

Por lo tanto, el objetivo de cualquier pacto de socios es la permanencia de la sociedad y la rápida resolución de conflictos, de forma que no se produzcan bloqueos que afecten de forma negativa a su actividad.

Si necesitas saber más puedes consultar nuestro servicio de Asesoría Jurídica.