Las modificaciones, establecidas en la Directiva (UE) 2018/1910 del Consejo, de 4 de diciembre de 2018, la Directiva (UE) 2019/475 del Consejo, de 18 de febrero de 2019, y el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/1912 del Consejo, de 4 de diciembre de 2018, se refieren a los siguientes aspectos del comercio intracomunitario y que entran en vigor en el año 2020:

  1. Los acuerdos de venta en consigna, en los que el proveedor mantiene un stock en el país del cliente para que éste pueda disponer de los bienes en función de sus necesidades. Siempre que se cumplan ciertas condiciones, se evitaría que el proveedor deba cumplir con obligaciones formales en el país de destino, aunque sí quedaría obligado a informar a su Administración tributaria del movimiento de los bienes a través del correspondiente libro registro.
  2. Las ventas en cadena intracomunitarias, es decir, aquellas en las que existen entregas sucesivas con un único transporte de los bienes de un país de la UE a otro. Con la entrada en vigor de esta medida, cuando el operador intermedio se encargue del transporte y comunique al proveedor inicial un NIF-IVA de un país distinto del país de origen de las mercancías, se entenderá que la entrega entre ambos es la entrega intracomunitaria de bienes.
  3. Las condiciones para la aplicación de la exención a las entregas intracomunitarias de bienes. Hasta ahora se exigía la existencia de un transporte de los bienes fuera del Estado Miembro de origen y con destino a otro país de la UE, además de un NIF otorgado por otro Estado Miembro, requisito éste de carácter formal. Estos requisitos se mantienen, si bien como novedad el NIF se predetermina como un requisito material y se añade otro requisito material para la aplicación de la exención que consiste en que el proveedor haya declarado la operación en la correspondiente declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias. Por tanto, a partir del año 2020, es ineludible comprobar que nuestro cliente comunitario esté identificado con un NIF-IVA (recuerde utilizar la herramienta de comprobación de NIF’S comunitarios “VIES” de la AEAT).
  4. La acreditación del transporte en las entregas intracomunitarias de bienes. Se establece una presunción de que el transporte se ha producido cuando el vendedor cuente con al menos dos pruebas no contradictorias, expedidas por partes distintas e independientes. Cuando sea el comprador quien transporte los bienes, deberá asimismo enviar al vendedor una declaración específica para que pueda aplicarse la exención.

 

CONSECUENCIAS DEL BREXIT

El 29 de marzo de 2017, el Reino Unido notificó al Consejo Europeo su intención de retirarse de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica, de conformidad con el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea.

El 14 de noviembre los negociadores de la Unión Europea y del Reino Unido alcanzaron un Acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de la Unión Europea (BREXIT). También se elaboró una Declaración Política que expone el marco de las relaciones futuras.

Con arreglo al artículo 50 apartado 3 del TUE, los Tratados dejarán de aplicarse al Estado que se retira a partir de la fecha de entrada en vigor del Acuerdo de Retirada o, en su defecto, a los dos años de la notificación, salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con dicho Estado, decide por unanimidad prorrogar dicho plazo.

El 29 de octubre de 2019 el Consejo Europeo ha prorrogado de nuevo el plazo inicialmente previsto en el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea hasta el 31 de enero de 2020 para permitir que concluya la ratificación del Acuerdo de retirada.

El Acuerdo de Retirada contempla un período transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020, durante el que se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el Reino Unido en relación al mercado interior, unión aduanera y las políticas comunitarias. La Unión Europea tratará al Reino Unido como si fuese un Estado miembro, excepto en lo referente a su participación en las instituciones de la UE y en las estructuras de gobernanza. En particular, durante ese periodo las empresas no tendrán que realizar formalidades aduaneras.

Por tanto, durante el año 2020 nada ha cambiado respecto al Reino Unido a efectos fiscales y con respecto al comercio intracomunitario.

El periodo transitorio puede ser extendido una vez hasta uno o dos años. Tal decisión debe ser tomada conjuntamente por la UE y el Reino Unido antes del 1 de julio de 2020.