Con la evolución de las actividades empresariales, la creación de sociedades mercantiles se ha visto acompañada de la configuración de grupos de empresas en los que existe una sociedad matriz y una serie de sociedades vinculadas. En este post nos queremos centrar en los grupos de empresas y en la incidencia en el Impuesto de Sociedades.

¿Qué es un grupo de empresas o de entidades?

Se habla de grupo de empresas o entidades cuando existe una entidad dominante y una serie de entidades dependientes. La vinculación entre las sociedades se produce en el ámbito financiero, económico y de organización.

La entidad dominante será la que cumpla los siguientes requisitos:

  • Tener una personalidad jurídica propia y estar sujeta y no exenta en el Impuesto sobre sociedades.
  • Ostentar una participación directa o indirecta de, al menos, el 75% del capital social de las otras sociedades dependientes, que represente a la mayoría de los derechos de voto.
  • Mantener su participación y derechos de voto durante el periodo impositivo.
  • No ser dependiente de otra entidad.

Los grupos de sociedades se han utilizado para diversos fines:

  • La limitación de la responsabilidad frente a terceros.
  • La expansión más allá del país de origen.
  • La diversificación de actividades.
  • La necesidad de atraer inversores.

La ventaja de los grupos de empresas en el Impuesto de Sociedades

Además de los fines que hemos visto, otro de los aspectos que se tienen en cuenta a la hora de formar grupos de empresas, son las ventajas fiscales.

En el caso del Impuesto de Sociedades, cuando se cumplan determinados requisitos, se podrán beneficiar del régimen de consolidación fiscal, que supone la renuncia al régimen individual aplicable, para poder tributar como un conjunto de empresas que representan a un único contribuyente.

La base imponible para el Impuesto de sociedades del grupo se calcula sumando las bases imponibles individuales de las entidades del grupo considerando las siguientes cuestiones:

  • El límite de deducción de gastos financieros se refiere al grupo fiscal.
  • No se incluyen la reserva de capitalización, la reserva de nivelación, ni las dotes del artículo 11.12 de la Ley del Impuesto sobre sociedades.
  • No se compensarán las bases imponibles negativas que corresponda a la entidad en su régimen individual.

Para la presentación del IS se deberán tener en consideración aspectos como:

  • El periodo impositivo, que será en el de la entidad representante.
  • El tipo de gravamen, también será el de la entidad representante salvo que en el grupo exista una entidad de crédito.
  • Las deducciones y bonificaciones serán las que existen en el régimen general.
  • Las liquidaciones de los pagos fraccionados en el IS se deberán presentar por la sociedad dominante.
  • Las retenciones que han soportado todas las entidades que forman parte del grupo.

Sin embargo, no solo tiene obligaciones formales de cara al IS la entidad dominante, sino que las entidades dependientes deberán presentar también las autoliquidaciones que les correspondan.

Si necesitas ayuda para la presentación del Impuesto sobre Sociedades de un grupo de sociedades, contacta con nuestros expertos y resolverán cualquier duda.