A partir del 30 de junio se comenzará a aplicar este nuevo impuesto que grava los bienes de lujo de las empresas que no son imprescindibles para el desarrollo de su actividad: vehículos de lujo, embarcaciones, obras de arte, aeronaves, joyas y antigüedades. Te contamos las claves básicas del Impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas.

Es un impuesto directo y personal que grava la capacidad económica de los contribuyentes que se manifiesta por la tenencia de activos que son considerados no productivos. Grava la propiedad y cualquier derecho o titularidad sobre el uso de bienes no productivos.

¿Cuáles son los activos no productivos de las personas jurídicas y qué supuestos de exención existen?

Los activos no productivos de las personas jurídicas sometidos al impuesto son los siguientes:

  • Bienes inmuebles.
  • Vehículos de motor con una potencia igual o superior a 200 caballos.
  • Embarcaciones de ocio.
  • Objetos de arte y antigüedades con un valor superior a lo que establece la Ley del patrimonio histórico.

Los activos anteriormente citados se entiende que no son productivos en los casos detallados a continuación:

  • Si se ceden de forma gratuita a los propietarios, socios y partícipes del sujeto pasivo o a personas vinculadas a los mismos.
  • Si se cede el uso, mediante precio, a los propietarios, socios y partícipes del sujeto pasivo o a personas físicas vinculados a estos o a entidades participadas por cualquiera de ellos.
  • Si no están afectos a una actividad económica o de servicio público.
  • Si se destinan al uso de los trabajadores no propietarios, no socios o no partícipes de la sociedad.
  • Si se destinan a los servicios económicos y socioculturales del personal al servicio de la actividad.

La tenencia de los activos anteriormente mencionados se deriva de los siguientes supuestos:

  • Titularidad de un derecho de superficie, usufructo, uso o propiedad.
  • El uso como consecuencia de la cesión por una operación de arrendamiento financiero o por la adquisición del bien con reserva de dominio.
  • El uso derivado de cualquier acuerdo que permita la transferencia de todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo objeto del citado acuerdo.

Están exentos de este impuesto:

  • Las administraciones públicas o entidades de derecho público.
  • Las representaciones diplomáticas, oficinas consulares y organismos internacionales.
  • Los bienes inmuebles de fundaciones y organizaciones no gubernamentales.

Tipo aplicable

Se establece un tipo aplicable escalado que va de 0,210% a 2,750%.

Devengo y gestión del impuesto

El impuesto se devengará el día 1 de enero de cada año y en 2017 la fecha de devengo es el 30 de junio. Los contribuyentes deberán presentar la autoliquidación e ingresar el impuesto. La gestión, recaudación y la inspección las realiza la Agencia Tributaria catalana.

Infracciones y sanciones

En cuanto a las infracciones y sanciones relativas al Impuesto sobre Activos no Productivos se aplicará el vigente para los tributos de Cataluña. En la Ley además se regula la obligación de los que se dediquen a venta de arte, antigüedades y joyas de remitir información a la Agencia Tributaria sobre las adquisiciones de este tipo de bienes que se produzcan por personas jurídicas.

Si necesitas ayuda para la presentación de este impuesto puedes contactar con nuestros asesores fiscales para que te atiendan de forma personalizada. Puedes acceder al documento en catalán sobre el Impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas.