El mercado español cada vez es más atractivo para la inversión extranjera y muchas empresas de otros países abren sucursales y filiales en España. En este post queremos hablarte de los requisitos para constituir una filial en España.

Antes de nada debemos saber distinguir entre filial y sucursal.

¿Qué diferencia existe entre filial y sucursal?

Una sucursal es un establecimiento secundario que depende de una sociedad que se encuentra en otro país (llamada sociedad matriz).

Una filial, sin embargo, es totalmente independiente aunque está controlada por la sociedad matriz, que posee la mayor parte del capital social de la filial.

La mejor opción para internacionalizar una empresa dependerá de las circunstancias concretas del caso y se deberán tener en cuenta las estructuras societarias que se deseen crear y las implicaciones fiscales y legales de cada figura.

¿Qué requisitos se deben seguir para constituir una filial?

Para constituir una filial en España se deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • El órgano de administración de la sociedad matriz deberá acordar la creación de una filial.
  • El acuerdo se deberá traducir por un traductor jurado.
  • El consulado español que corresponda al lugar donde se encuentra la sociedad matriz, deberá certificar que ésta se ha constituido según la normativa del país de origen.
  • Se solicitará un certificado negativo de denominación en el Registro Mercantil, que acreditará que el nombre que se desea utilizar para la filial no existe ya en España.
  • Se ingresará el importe del capital social en cualquier banco. En el caso de una sociedad limitada el capital social mínimo es de 3.000 euros.
  • Se elaborarán los estatutos de la sociedad.
  • A continuación, se acudirá a la notaría para la firma de una escritura pública de constitución de sociedad.
  • Con la escritura de constitución se tramitará la solicitud del CIF provisional y se liquidarán los impuestos que correspondan (Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados).
  • Se inscribirá la sociedad filial en el Registro Mercantil que corresponda al domicilio de la sociedad y al tratarse de una inversión extranjera se deberá inscribir también en el Registro de Inversiones Extranjeras que depende del Ministerio de Economía.
  • Se solicitará el CIF definitivo.
  • Se realizarán los trámites de alta en Hacienda, Seguridad Social etc.

Tipos de sociedades que existen en España

Aunque la normativa española distingue varios tipos de sociedades, las figuras más utilizadas son la sociedad limitada y la sociedad anónima. Las principales diferencias entre una y otra son las siguientes:

  • El capital mínimo en una sociedad limitada es de 3.000 euros y en una anónima de 60.000 euros.
  • El capital social en una SL se divide en participaciones y en una SA en acciones.
  • En la SL las participaciones no se pueden transmitir libremente, en la SA la transmisión de acciones es libre.

En el caso de que dudes entre constituir una sucursal o una filial en España, consulta con un/una experto/a para que te ayude a elegir la mejor opción.