¿Es legal tener una empresa en Panamá?

En primer lugar hay que afirmar que es perfectamente legal tener una sociedad en Panamá, al igual que en cualquier otro lugar. No existe delito alguno en crear una empresa y ejercer actividades desde Panamá.

Es muy precipitado asumir que cualquier persona que constituya una sociedad en Panamá está delinquiendo per se.

En todo caso, el delito estaría en no declarar las rentas obtenidas en Panamá (o en cualquier otro lugar) en el país de origen.

Panamá no es un paraíso fiscal

En España sólo existe un modo de conocer si un país está considerado paraíso fiscal, y es acudiendo a la lista de paraísos fiscales que cada año publica el estado. Panamá no forma parte de esa lista, ya que firmó en 2011 un convenio de doble imposición con el estado español.

¿Dónde pagan impuestos las empresas?

Existe la percepción errónea de que las empresas y las personas pagan impuestos en el país donde residen. Esto no es así. Los impuestos se pagan en el lugar dónde se realiza la actividad.

Si una empresa española realiza parte de su actividad en Alemania, por ejemplo, pagará los impuestos correspondientes a esta parte en Alemania.

Lo único que deberá hacer en España es declarar estos ingresos, no tributarlos.

Tanto las personas físicas como las empresas declaran en su país de residencia por su renta mundial, es decir, la totalidad de sus ganancias, independientemente de su origen.

Dicho de otra forma, en referencia a los nombres aparecidos en la prensa estos días, el fraude estaría en su declaración en España, donde deben haber declarado por las rentas obtenidas en Panamá. Nunca en la constitución de la empresa en Panamá.

¿Puedo abrir una empresa en un paraíso fiscal?

La legalidad permite abrir empresas en cualquier país siempre y cuando se declaren correctamente. Muchos piensan, equivocadamente, que hacerlo implica defraudar a Hacienda, pero no es así en absoluto. En el caso de abrir una empresa en un país incluido en la lista de paraísos fiscales, tendremos que tributar en España lo que allí se genere.

En el supuesto de abrir la empresa en un país no incluido en la lista, puede hacerlo siempre que pague allí sus impuestos y lo anote en su declaración de renta mundial.

No cabe duda de que una de las finalidades de abrir una empresa offshore, es evadir impuestos o blanquear dinero, pero en todo caso el delito está en lo segundo, no en lo primero.

Si necesitas saber más puedes consultar nuestro servicio de Asesoría Fiscal.