Fieles al proverbio tradicional de “no hagas hoy lo que puedas dejar para mañana”,  los contribuyentes españoles suelen esperar hasta el último momento para pensar en cómo ahorrar impuestos.

El gran problema es que en fiscalidad, planificar es igual a ahorrar, y las prisas son malas consejeras.

Antecedentes sobre ahorro fiscal

Cuando se acerca el cambio de año, los asesores fiscales recibimos infinidad de consultas sobre cómo pagar menos impuestos, la mayoría de ellas van en esta línea:

  • ¿Cómo puedo rebajar la carga fiscal de mi empresa?
  • ¿Cómo puedo pagar menos impuestos sobre sociedades en el próximo ejercicio?
  • ¿Hay alguna forma de reducir o no pagar Impuesto sobre el Patrimonio?
  • ¿Que puedo hacer antes de final de año para pagar menos impuestos en la declaración de la Renta?

La respuesta es categórica, una correcta planificación fiscal te permite mejorar tu ahorro fiscal y pagar menos impuestos. Además, la mayoría de veces de una forma significativa.

Planificación fiscal para pagar menos impuestos

La palabra clave, como habrá usted deducido es “Planificación”. Se trata de anticiparse, de planificar los impuestos futuros y proponer las acciones necesarias cuando el periodo impositivo está todavía vigente.

Parece evidente que nuestra mentalidad latina no destaca precisamente por planificar las cosas. De hecho la mayoría de empresas y personas físicas se lamentan de sus impuestos en el mes de julio, seis meses después del final del ejercicio.

Lógicamente es ya demasiado tarde para aplicar muchas deducciones y exenciones fiscales, ya que la mayoría de estas deducciones requieren de acciones durante el ejercicio en cuestión.

Sepa el lector que la gran mayoría de empresas y personas están pagando más impuestos (en algunos casos muchos más) de los que deberían. De hecho, si usted no está planificando con antelación sus impuestos, tenga por seguro que su carga fiscal y la de su empresa se podrían rebajar.

En Ilia Consultoria nos gusta la Asesoría Fiscal. Creemos que somos capaces de aportar valor al cliente si planificamos su estrategia fiscal y anticipamos su previsión de pago de impuestos. Utilizando los elementos que la misma ley permite, podemos hacer que nuestros clientes paguen solo lo justo.

Sobre estas premisas creamos nuestra Asesoría Fiscal en Barcelona, y decidimos crear un servicio que nos pareció casi perfecto. Ofrecemos servicios de planificación fiscal y solo cobramos un porcentaje del ahorro fiscal que conseguimos para el cliente. En otras palabras, si no conseguimos ahorrar nada, no cobramos.

Nuestra filosofía es muy clara, si no somos capaces de crear valor, no hay coste. Nuestro objetivo es conseguir que usted pueda pagar menos impuestos.

De la misma forma, consultando con nuestros clientes, todos ellos parecían encantados con la idea. Créanme cuando les digo que es un servicio que nos cuesta mucho implementar, simplemente por el hecho de que no existe cultura de planificación fiscal en nuestro país. Nos dejamos arrastrar por lo urgente y nos olvidamos por completo de lo importante.

Caso real de ahorro fiscal

Les voy a exponer un caso real de ahorro fiscal de estos últimos días. Un cliente acudió a nosotros interesado en nuestros servicio de planificación fiscal. El cliente en cuestión quería saber si los impuestos que estaba pagando, tanto en su declaración de la Renta como en el Impuesto sobre sociedades de su empresa, estaban ajustados al máximo.

Pues bien, hicimos una auditoría fiscal de su empresa y de los tres socios, estudiamos las deducciones que estaban aplicando en sus declaraciones de la Renta y en el impuesto sobre sociedades y esto es lo que propusimos e implementamos:

  • Implementamos un sistema de retribución a los socios que les ahorraba el 30% de impuestos en su declaración de la Renta. Lógicamente la retribución era gasto deducible para la empresa.
  • Aplicamos otras deducciones en sus declaraciones de la Renta.
  • Rebajamos su carga fiscal en el Impuesto sobre sociedades, aplicando las deducciones por Reservas de Nivelación y Reservas de Capitalización.

Con todas estas medidas, los socios consiguieron pagar menos impuestos. Lograron un ahorro fiscal del 15% en los impuestos que pagaban en sus declaraciones de la Renta y la empresa ahorró un 10% en su cuota por el Impuesto sobre Sociedades. Al tratarse de cantidades muy elevadas, los porcentajes equivalían a mucho dinero.

El cliente quedó encantado con su ahorro fiscal y nosotros con el trabajo realizado, así que todos contentos.

Conclusión: aún estás a tiempo de pagar menos impuestos

Nosotros creemos firmemente que este tipo de servicios constituyen el ADN de nuestra empresa, que nació no solo para ser una asesoría fiscal referente en el uso de nuevas tecnologías, sino también para volver a poner el cliente en el centro de nuestras decisiones.

Sabemos que nuestros clientes nos recomendarán si conseguimos que logren pagar menos impuestos. Es lo que realmente nos gusta, cumplir los objetivos de nuestros clientes.

Si necesitas saber más puedes consultar nuestro servicio de Planificación Fiscal.